Presento ante los miembros de este Honorable Consejo Universitario la propuesta de designar con el nombre de Pedro Mir Valentín a la Nueva Biblioteca Central de la UASD. Deposito aquí, en anexo a estas breves notas, copia del expediente del académico Pedro Mir Valentín y un resumen de sus principales pasos por la carrera académica de la UASD.

Pedro Mir Valentín le dedicó sus mejores y más productivos años a la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Aunque su nombre está indisolublemente ligado a la UASD, aun no ha recibido el reconocimiento merecido de inmortalizar su nombre colocándolo en una de las obras más significativas de nuestra Alma Máter.

Sobran razones para realizar una propuesta como la que aquí presentamos, no obstante, quisiéramos que ustedes me permitieran leer las motivaciones elaboradas y formuladas en otro contexto, por otra persona que por razones de fuerza mayor no puede estar presente hoy aquí:

Pedro Mir,
“El poeta social dominicano”.

“Si la vida de un poeta se inicia en realidad, no cuando nace sino cuando se publican por primera vez algunos de sus versos, la de Pedro Mir comienza al terminar el año 1937, para ser más preciso, el 19 de diciembre de ese año, día en que en la página literaria del Listín Diario aparecieron tres poemas titulados A la carta que no ha de venir, Catorce versos y Abulia.

En ese momento Pedro Mir se encaminaba hacia sus veinticinco años, pues había nacido el 3 de junio de 1913, en San Pedro de Macorís, que era el punto de la República Dominicana en que podían apreciarse a simple vista, manifestaciones de desarrollo capitalista en su etapa industrial, porque la ciudad estaba rodeada de ingenios de azúcar que habían empezado a instalarse allí desde 1979, año en que empezó a moler el Angelina, que fundó Juan Amechazurra, cubano, de los que habían abandonado su tierra a causa de la guerra llamada de los Diez Años. Treinta y cuatro años después, al nacer Pedro Mir, su padre, el cubano Pedro Mir, trabajaba en uno de los ingenios que circundaban la ciudad petromacorisana, y es en la presencia de esos ingenios azucareros que poblaban con su chimeneas humeantes y sus campos de caña sus años infantiles, done hay que buscar las raíces de la poesía social del autor de Hay un país en el mundo.

Los ingenios no eran nada más que chimeneas coronadas de humo y campos de caña por cuyos caminos rodaban con dolorosa lentitud las carretas cargadas de la dulce gramínea. Por si solos, esos caminos tenían que impresionar a un niño que había traído al mundo ojos para ver y oídos para oír el dolor desde muy temprano, el dolor de los boyeros harapientos que acompañaban a las carretas y se movían al compás de ellas amasando el barro de los caminos con los pies descalzos, y el dolor de los bueyes que mugían de manera desesperada cuando los boyeros les clavaban las puntas de hierro de las largas garrochas, instrumentos de tortura a los cuales Pedro Mir aludirá en el primero de los tres poemas publicados en el Listín Diario.

En ese poema Mir identifica al país con el guarapo de la caña, ese jugo que sube por el tallo de la noble gramínea, e identifica a la caña, el fruto de la cual será el azúcar, con el sufrimiento de los que trabajan en producirla, sean hombres, sean bueyes, y lo hace desde el primer verso, en el que pide

“Tráeme el sabor ardiente de la tierra
Que vierte en guarapo.
¡Sangre de espalda en tormento!…
…Tráeme el trajín de la zafra…
…Tráeme el rumor del molino…”

El molino es el conjunto de grandes cilindros dentados de acero que se mueven encajados unos en otros en direcciones opuestas y muelen con el peso de sus masas la caña que va llegando al ingenio, y el ingenio, máquina de varios departamentos o secciones, lleva en los primeros versos de Pedro Mir, y sobre todo en ése de que estamos hablando, el vetusto nombre de trapiche.

El tema del sufrimiento del trabajador azucarero y con él el de los bueyes que cargaban sobre sus patas, al cabo de cada zofra, miles y miles de toneladas de caña, aparece en ese primer poema de Pedro Mir dicho de esta manera:

“…la loma baja un triunfo de esmeralda,
Un triunfo de sudores,
Un triunfo de trabajo…
…la baba fecundante de la junta
Urgida de garrochas,
Torturada de sangre.
¡Hay que llegar al trapiche
Antes que el sol levante!”

Me detengo en ese primer poema de Mir porque quiero que el lector se haga consciente de que la preocupación social del poeta no es una máscara con la cual sale por esos mundos a estrenar una moda. Es auténtica y la lleva en la entraña como lleva el animal su sangre, ese líquido de cuya existencia depende de la vida, es tan auténtica que la extiende del hombre –el que trabajo, no cualquier hombre- al buey, el que atado a un compañero forma la yunta, ésa que fecunda la tierra con su baba, palabra que en el poema de Pedro Mir adquiere una dignidad insospechada, absolutamente nueva.

Cuando doce años después Pedro Mir escriba Hay un país en el mundo, retornará a su punto de partida y en la primera estrofa dirá que ese país al que alude en el título, el suyo, el territorio donde “!Hay que llegar al trapiche antes que el sol levante!”, está “Colocado en un inverosímil archipiélago de azúcar y de alcohol”. El ingenio azucarero de sus años infantiles está ahí, en esa azúcar y ese alcohol, y con el ingenio está la explotación de los que siembran y cortan y acarrean la caña y convierten su jugo en azúcar, pero está también la explotación de ese país suyo en el que habita un pueblo “Sencillamente triste y oprimido”.

Pero el lector debe tener presente que entre A la carta que no ha de venir, el primero de los poemas de Pedro Mir, y Hay un país en el mundo, que escribirá en Cuba, en los primeros meses de 1949, hay expresiones de poesía social que no tienen relación con los ingenios de azúcar y sus trabajadores, y escribir versos que llevaran en su música mensajes sociales no era tarea fácil en la República Dominicana de Trujillo, sobre todo, cuando esos mensajes sociales se confundían con los de carácter político, aunque éstos fueran encubiertos, según se advierte en Poema del llanto trigueño, entre cuyos versos estallan exclamaciones como ésta: “…y dondequiera, ordeñada como una vaca mi tierra!”. El ordeñador era Trujillo, que además de jefe militar y jefe político del país había usado esa doble jefatura para convertirse también en su jefe económico, en monopolizador de todo lo que podía producir riqueza.

Pedro Mir consiguió salir de la República Dominicana a mediados de 1947, casi diez años después de haberse publicado por vez primera versos suyos. Iba a Cuba, donde al llegar encontró que los exiliados dominicanos de la región del Caribe y de Estados Unidos estaban reuniéndose en Cayo confites, un islote situado sobre la costa norte de la isla, para organizrse en una fuerza de combate destinada a hacerle la guerra a Trujillo, y el poeta fue a dar a Cayo Confites. Los expedicionarios de Cayo Confites fueron apresados en el Canal de los Vientos por la marina cubana, los que habían llegado a Cuba desde Puerto Rico, Venezuela, Nueva York, retornaron a sus lugares de origen, pero el poeta Pedro Mir no podía volver a la República Dominicana a menos que quisiera consumir el resto de su vida en una cárcel, y pasó a figurar en la lista de los exiliados dominicanos que vivían en Cuba.

Para un poeta que llevaba en el alma una carga emocional que brotaba de la situación de su pueblo, de la explotación de los trabajadores y de la tierra que fecundaban en su esfuerzo el exilio iba a tener un poder transformador parecido al que tienen los toneles en que se añejan los vinos, lo tendrían por dos motivos, porque en aquel en quien se reflejan los dolores colectivos, esos dolores se concentran y se subliman con la distancia y el tiempo, y si quien los padece en un poeta, de ellos se alimenta la mejor poesía, sobre todo si el nuevo medio en que se ha situado el poeta es como era Cuba, al mediar el siglo, en comparación con la República Dominicana. El desarrollo cubano superaba en todos los órdenes el de nuestro país, y el lector debe tener presente que en 1949 no había en cuba nadie que pensara siquiera en la posibilidad de que Fulgencio Batista volviera al poder, y mucho menos mediante un golpe de Estado, y fue al comenzar el año 1949 cuando Pedro Mir escribió Hay un país en el mundo, sobre el cual el poeta y crítico Angel Augier, de calidad y seriedad respetables en ambos oficios, escribiría en los primeros días de junio de ese año, un artículo cuyo título, a la vez que era una paráfrasis del que llevaba el poema, daba una definición de la categoría que con él alcanzaba Pedro Mir. Ese título era Un nuevo poeta en el mundo.

Hay un país el mundo se publicó en La Habana (el colofón dice que terminó de imprimirse el 5 de mayo de 1949), y fue la primera publicación individualizada de un poema de Pedro Mir. En el poema aparece de nuevo el ingenio como sustanciación –porque no podría decirse personificación- de los peores males nacionales, pero esta vez toma cuerpo en ese poema una tendencia que se traslucía en el verso “…la loma baja un triunfo de esmeralda” de A la carta que no ha de venir. En su antología de poetas dominicanos publicada en Madrid en 1953 y reeditada en Santo Domingo en 1982, Antonio Fernández Spencer refiere que “En una conversación que, de modo incidental, sostuvimos una vez, me confesaba Mir, que si Rubén Darío estuviese vivo, y su poesía vigente, él se dedicaría a hacer poemas a la manera del autor de Era un aire suave”.

¿Qué aspecto de la poesía de Darío le llamaba la atención a Pedro Mir?.

Cuando le hice esa pregunta el autor de Hay un país en el mundo dijo que la cadencia rítmica del gran poeta nicaragüense, y agregó: “No olvides que yo era músico”.

Y he aquí que las palabras usadas no sólo por lo que significan sino al mismo tiempo por la manera como suenan y la atmósfera que crean cuando se conjugan su valor objetivo, que es el sonido y su valor subjetivo, que es su significación, juegan un papel singular en Hay un país en el mundo y en todo lo que después de ese poema va a escribir Pedro Mir.

Me adelanto a decir que no debe confundirse ese uso de las palabras que hace Pedro Mir con lo que Alfonso Reyes llamó jitanjáforas, dato que debo a la gentileza del profesor Abelardo Vicioso, Jitanjáfora, explicó el profesor Vicioso, quiere decir palabras sin sentido que se combinan con agradable sonoridad, tal como las combinaba Zacarías Espinal, de quien recuerdo un verso, uno solo, aquel de “hierosimilitan su heráldica poyura”

El uso de los valores musicales de las palabras que son al mismo tiempo valores conceptuales, pero esto último de manera independiente dentro del curso de la oración poética, es característico de la poesía miriana a partir de su poema Hay un país en el mundo, incluido éste, pero al mismo tiempo es una superación del uso de la musicalidad propia de la poesía que hallamos en los versos de Rubén Darío. Pedro Mir escribe versos que si se aislan de su contexto parecen violaciones de las reglas gramaticales, y sin embargo esos dichos que por sí solos no tienen sentido, esas violaciones de las reglas aportan a su poesía una cualidad reiterativa tan convincente que el lector no se da cuenta ni de su carencia de sentido lógico ni de su violación de las reglas que debe seguir una oración. He aquí una prueba extraída de Hay un país en el mundo.

“Plumón de nido nivel de luna
Salud del oro guitarra abierta
Final de viaje donde una isla
Los campesinos no tienen tierra.

Decid al viento los apellidos
De los ladrones y las cavernas
Y abrid los ojos donde un desastre
Los campesinos no tienen tierra”.

Hay un país en el mundo es un poema singular en la historia de la poesía dominicana porque es una pieza clave en el proceso creador que va dándose en su autor debido a que en ese poema cristalizan los jugos ocultos que estaban en forma larvada en sus facultades poéticas, cristalizan y brotan con tal naturalidad que quien no haya estudiado de manera acuciosa la obra anterior a Hay un país en el mundo no puede relacionar con ella ese poema clave, en cambio el que haya leído Hay un país en el mundo y lea los poemas que le han seguido, puede advertir con relativa claridad la forma en que va avanzando en desarrollo la capacidad el poeta para usar las palabras por su valores musicales y al mismo tiempo por sus valores conceptuales, conjugando los dos de manera tan cabal para crear un clima poético que hace de esa manera de poetizar una característica definitoria de su obra.

Después de Hay un país en el mundo, quizá el año o al año y medio, viviendo todavía en La Habana, Pedro Mir escribe Contracanto a Walt Whitman, que se editaría en 1952 en Guatemala, adonde fue el poeta a vivir. Ese Contracanto está entre las mayores piezas poéticas que se han escrito en la lengua española. Supera la Oda a Roosevelt de Darío como supera el Amazonas a los grandes ríos, y todo lo que seguirá al Contracanto será de calidad extraordinaria porque las facultades poéticas de Pedro Mir pasaron a señorear la lengua a partir de Hay un país en el mundo, como si dijéramos, a partir del momento en que adquirieron la suma de la libertad que le proporcionó al poeta su exilio.

La obra de Pedro Mir ha sido corta en términos de cantidad y extraordinaria en términos de calidad. Esa calidad debió llevar sus versos a otras lenguas, pero sólo ha sido traducido y nada más al inglés, el Contrcanto a Walt Whitman. De haber sido leído en Suecia, Pedro Mir sería Premio Nobel. Si no lo es, no se debe a que su poesía no tenga la calidad necesaria para igualar a la de Neruda, se debe a su condición de dominicano.

Neruda tenía la dimensión de Chile y Chile tenía tanto peso en el mundo de la poesía que Gabriela Mistral, chilena y poeta como Neruda, recibió el Nobel antes que Neruda.

A Neruda está dedicado el último de los poemas de Pedro Mir. Fue escrito a finales de 1975, Su autor lo tituló El Huracán Neruda, y es un huracán de poesía, un huracán que saca de raíz el corazón de quien lo lea. Si Neruda pudiera volver a la vida, sólo durante el tiempo indispensable para leer ese poema, reconociera en Pedro Mir lo que es, uno de los más altos poetas de la lengua española, y lo juzgaría por la calidad de su poesía, no por la cantidad de poemas que haya escrito”.

Honorables miembros del Consejo Universitario, quien ha hablado así del Poeta Nacional es quien propone hoy su nombre, para el principal centro del conocimiento de la UASD: Juan Bosch

Santo Domingo, 31 de agosto de 1983

Publicado originalmente en Homenaje a Pedro Mir, ediciones Biblioteca Nacional, Santo Domingo, 1983. P. 7-13

Reseña la publicación citada en esta presentación que “Al enviarnos para su publicación estos hermosos versos, Juan Bosch nos dice del poeta:
“Aquí está Pedro Mir. Empieza ahora, y ya se nota la métrica honda y atormentada en su verso. A mí, con toda sinceridad, me ha sorprendido. He pensado: ¿Será este muchacho el esperado poeta social dominicano?”.

De la página literaria del Listín Diario, en ocasión de publicar los primeros poemas de Pedro Mir, el 19 de diciembre de 1937.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *